5 canciones del mes

Big Yellow Taxi: febrero en 5 canciones

Ilustración de Jean Jullien.

Tulipanes. Alergias. Médicos. Pedicura roja. Recuerdos. Paseos de noche por Madrid. La luna como compañera. Pilates. Cervezas para arreglar mi mundo, que el otro es más complicado. Sorolla y su magia. Infusión de naranja y jengibre. Gatos y pelos de gato mezclados con los de mi perro en la ropa. Teatro. Ben Harper. Caminos cruzados, jueves perfecto. Ser una guiri más en Madrid con mi boina. Sacar al perro sin medias y a lo loco… algo así ha sido mi mes de febrero.

¡Hola hola! Por estas fechas, hace exactamente un año, hice mi primera compra del famoso gel hidroalcohólico, como buena hipocondriaca. La vida era tan distinta que duele un poco cada vez que Facebook o la nube del teléfono te recuerda “tu día hace un año”. No, gracias. No me hace falta ningún recordatorio digital. Tengo uno que es más poderoso: mi buena memoria. Es increíble la de detalles que puedo almacenar y tirar de ellos como si nada. Mis amigos y familiares saben bien de lo que estoy hablando. Tengo un fichero mental con todos los recuerdos a buen recaudo.

Es más, este pasado viernes pero de hace un año, estuve viendo una obra que no pudo gustarme más: “Los Hombres son de Marte y las mujeres de Venus” con el actor Mauro Muñiz de Urquiza. Súper recomendable. (Yoli, si estás leyendo esto, repetiremos este plan en las próximas semanas…).

La cosa es que un año después, también fui al teatro, pero con un panorama totalmente distinto: mascarillas, medidas de seguridad, gel desinfectante y la separación entre butacas, nos acompañaron durante la función. La obra fue “Trabajos de amor perdidos” de William Shakespeare, en los Teatros Luchana, en la que actuaba mi primo Carlos. ¡Muy recomendable!

Para despedirnos de febrero, voy a compartir uno de mis poemas favoritos que refleja a la perfección las primeras veces entre dos personas; siempre con el miedo de dar un paso en falso:

Los formales y el frío, Mario Benedetti 

Quién iba a prever que el amor, ese informal
se dedicara a ellos tan formales

mientras almorzaban por primera vez
ella muy lenta y él no tanto
y hablaban con sospechosa objetividad
de grandes temas en dos volúmenes
su sonrisa, la de ella,
era como un augurio o una fábula
su mirada, la de él, tomaba nota
de cómo eran sus ojos, los de ella,
pero sus palabras, las de él,
no se enteraban de esa dulce encuesta

como siempre o como casi siempre
la política condujo a la cultura
así que por la noche concurrieron al teatro
sin tocarse una uña o un ojal
ni siquiera una hebilla o una manga
y como a la salida hacía bastante frío
y ella no tenía medias
sólo sandalias por las que asomaban
unos dedos muy blancos e indefensos
fue preciso meterse en un boliche

y ya que el mozo demoraba tanto
ellos optaron por la confidencia
extra seca y sin hielo por favor
cuando llegaron a su casa, la de ella,
ya el frío estaba en sus labios ,los de él,
de modo que ella fábula y augurio
le dio refugio y café instantáneos

una hora apenas de biografía y nostalgias
hasta que al fin sobrevino un silencio
como se sabe en estos casos es bravo
decir algo que realmente no sobre

él probó sólo falta que me quede a dormir
y ella probó por qué no te quedas
y él no me lo digas dos veces
y ella bueno por qué no te quedas
de manera que él se quedó en principio
a besar sin usura sus pies fríos, los de ella,
después ella besó sus labios, los de él,
que a esa altura ya no estaban tan fríos
y sucesivamente así
mientras los grandes temas
dormían el sueño que ellos no durmieron.

Y ahora vamos con las 5 canciones que me han acompañado durante todo febrero. ¡Dentro música!

Ben Harper – Sexual Healing: no tienen nada que ver con la de Marvin Gaye, pero esta versión me vuelve loca… Tan sexy…

Sabina – Y Sin Embargo: me gusta mucho cuando está terminando la canción con :

Y cuando vuelves hay fiesta en la cocina.
Y baile sin orquesta y ramos de rosas con espinas
…”

Quique González – Salitre: tengo debilidad por su voz, sus letras y sus historias… Maravilla.

Carly Simon – You’re So Vain: “You probably think this song is about you… you’re so vain”. Siempre me encantó su voz poderosa y firme.

Cat Stevens – If You Want To Sing Out: me despido por hoy con esta canción que es un canto a la libertad de cada uno.

La semana que viene más y mejor con J.J. Cale… ¡Que empecéis con buena letra el mes de marzo!

Por cierto: un saludo a mis lectores sudamericanos 😉

¡Nos leemos!

Un abrazo,

Marina Lozano

Estándar
Álbumes que cumplen 50

Carole King y los 50 años de “Tapestry”

Carole King, 1972 © Lynn Goldsmith

¡Hola, hola! Arranca una nueva sección que estará presente en el blog durante todo este 2021. En ella, os hablaré de aquellos álbumes que cumplen 50 años desde su publicación -que no son pocos- y así podáis iros a la cama sabiendo una cosa más.

La primera en estrenar esta sección de Big Yellow Taxi será la cantautora estadounidense Carole King y su álbum Tapestry.

Carole King nació el 9 de febrero de 1942 en Manhattan, Nueva York. Su verdadero nombre es Carol Joan Klein; decidió cambiarlo por el actual en la década de 1950, cuando estudiaba en la James Madison High School.

Unos años después, conoció a Gerry Goffin y se casaron. Goffin fue un letrista estadounidense que escribió junto a Carole King muchos de los éxitos musicales de aquella época. Algunos de ellos fueron: “Nothing´s Gonna Change My Love For You” con Glenn Medeiros, “The Loco-Motion”, que cantaba Little Eva o Will You Still Love Me Tomorrow”, que popularizaron The Shirelles.

En 1970 publicó su primer álbum titulado Writer, en el que no tuvo mucho éxito. Lo que ella no sabía es que , justo un año después, publicaría el famoso Tapestry: convirtiéndose en el mejor álbum de 1971. De hecho, recibió 4 Grammys y lo calificaron como “mejor interpretación pop vocal femenina”

Tapestry contó con los coros de dos artistas a los que admiro mucho: James Taylor y Joni Mitchell. ¿Qué más se puede pedir?

James Taylor, Joni Mitchell y Carole King durante la grabación de Tapestry en A&M Records. Jim McCrary/Redferns/Getty Images
James Taylor y Joni Mitchell – Jim McCrary/Redferns/Getty Images

Por aquí os dejo el álbum completo en Spotify y a continuación, comentaré algunas de mis canciones favoritas de Tapestry:

En esa lista de canciones, aparece “You Make Me Feel Like A Natural Woman”, que popularizó Aretha Franklin o “You’ve Got A Friend”, canción escrita para James Taylor y que se hizo famosa en su álbum Mud Slide Slim And The Blue Horizon; que también cumple 50 años próximamente 😉

¡Empezamos!

En este disco, Carole King se desnuda prácticamente al piano, acercándonos y haciendo nuestras las historias que canta y toca con tanta delicadeza.

Carole King – I Feel the Earth Move: imposible no ponerse de buen humor al escuchar el piano del principio…

Carole King – It’s Too Late: sigo insistiendo en que ya no se componen canciones así…

Carole King – So Far Away: habré visto este vídeo cientos de veces. Me sé hasta la introducción que hace ella. Es de mis canciones favoritas. La escuchaba con 12 años en un momento en el que no podía compartir esta clase de música con ninguna amiga. Qué gustazo que a día de hoy no sea así. De hecho, esta canción junto con “Alabama Rain” de Jim Croce, fueron las que me animaron a empezar a cantar. Gracias.

Para no hacer más extenso el artículo de hoy -en cuanto a canciones- termino compartiendo “You’ve Got A Friend”, el tema que le escribió Carole King a James Taylor:

James Taylor – You’ve Got A Friend: (el vídeo empieza en el minuto 0:44) Adoro esa guitarra y el protagonismo que tiene a lo largo de la canción… precioso. Se me pone la piel de gallina siempre que la escucho.

Carole King – You’ve Got A Friend: me quedo con la versión de JT… aunque la de ella es preciosa también.

Con 14 millones de copias vendidas en todo el mundo, Tapestry se sitúa entre los 100 discos con mayor éxito comercial. De hecho, la revista Rolling Stone lo coloca en el número 25 de su popular lista de los mejores álbumes de la historia.

Gracias Carole King por formar parte de la banda sonora de mi vida y hacerla aún más bonita con tu música.

That’s all folks!

¡Nos leemos!

Marina Lozano

Estándar
5 canciones del mes

Big Yellow Taxi: 2020 en 5 canciones

Playa O Carreiro, O Grove.

Mi 2020 empezó diciéndole adiós a mi larga melena y arriesgando con un corte de pelo que rozaba los hombros. Se podía ir a los conciertos -sin distancia de seguridad- y los bares los cerrabas tú con el toque de queda que quisieras ese día. No éramos tan escrupulosos y no nos importaba beber a morro de la cerveza de tu amigo. En ese momento, la música de Harry Nilsson amenizaba mis trayectos en metro, en el que íbamos como sardinas en lata, sacando la cabeza del vagón entre estación y estación para coger aire.

Llegaron unos meses en los que el mundo siguió girando y nuestras vidas dejaron de ir a ese ritmo loco al que estábamos acostumbrados. Me dediqué a pintar, hacer confitería de confinamiento, leer y escribir… Tengo muchos textos sin publicar de esos meses y quiero despedir el año con uno de ellos que escribí en mayo:

Unas botas cowboy con lista de espera

No paro de darle vueltas y no sé por qué el destino se está riendo de esta manera de nosotros. Hay un anuncio en televisión en el que Matías Prats lanza una pregunta en el aire: ¿Dónde estabas hace unos meses?

Hace unos meses seguro que estaba corriendo porque no llegaba al metro, enviando y leyendo correos mientras caminaba por la calle , tomando café, cerrando bares o paseando sin saber aún que, esas esquinas y esas fachadas, se iban a convertir en mis lugares de peregrinaje mental durante los próximos meses.

He viajado tantas veces a mis recuerdos a través de las fotografías y de la música que estoy con jet lag crónico.

Me he imaginado tantas veces cómo serán esos paseos y encuentros con mis seres queridos, los viajes y el momento en el que poder estrenar aquel vestido de flores que estaba esperando aúnen el armario para poder disfrutarlo en primavera.

Recuerdo que en febrero, me compré unas botas estilo cowboy con la intención de ponérmelas en primavera con ese vestido. Algo por dentro me dijo que no llegaría a estrenar esas botas y las devolví.

No sé qué puedo hacer para que nos devuelvan esos meses del año que no hemos podido disfrutar. Supongo que como en todas las reclamaciones, hay lista de espera… Qué lástima que no se pueda solucionar con un bono, como el que ofrecen en las aerolíneas.


Y después de estas palabras, os dejo con las 5 canciones que han formado parte de mis días y mis noches durante este año tan atípico. ¡Música, maestro!

Trouble Sleeping – The Perishers: cuantísimas veces la habré escuchado a lo largo de este año…

One Headlight – The Wallflowers: de mis favoritas, sin duda. Tiene algo que la hace especial y muy sexy. No la suelo compartir con nadie, la verdad. Me encanta escucharla sola. Al buscarla en Youtube, me he encontrado con este comentario que define a la perfección esta canción: “This song it’s like an old friend you haven’t seen in ages”

Country Roads, Take Me Home – John Denver: Solíamos cantarla -mi amiga Yoli y yo- todas las noches en el mismo pub irlandés cuando estuvimos en Berlín en marzo y se ha convertido en la canción estrella siempre que nos volvemos a casa en coche juntas.

So Long, Marianne – Leonard Cohen: otra de las canciones que más me han marcado este año. Cohen la compuso para Marianne, su musa. Os comparto de nuevo este artículo que escribí hace meses en el que tengo una conexión muy especial con la canción: So Long, Marina: Serendipia

Tierra – Xoel López: durante esos meses encerrada, esta canción me hacía soñar con Galicia y la voz de Xoel me acompañaba en ese viaje mental por sus playas…

Un placer despedir otro año más con vosotros. Mis mejores deseos para el 2021.

¡Nos leemos!

Marina Lozano

Estándar
Música, maestro

40 años del asesinato de John Lennon

A estas alturas de la película, todos sabemos lo que ocurrió con la muerte del ex-Beatle John Lennon, pero para los despistados, en Big Yellow Taxi os cuento un poco más acerca de este triste suceso en el mundo de la música.

Todo ocurrió un 8 de diciembre de 1980 en Nueva York. Poco antes de las 23.00h, John Lennon regresaba a su apartamento junto a Yoko Ono. Cuando se disponían a entrar al Dakota -edificio donde ambos vivían en Manhattan junto a su hijo Sean- un individuo se acercó y gritó: “Mr. lennon!”. Se trataba de Mark Chapman, un fan perturbado y obsesionado con la música de la banda británica. Lennon se giró y fue entonces cuando Chapman sacó un revólver y le disparó cinco veces, terminando así con la vida del cantante británico.

Fotografía de Paul Goresh, mientras John Lennon le firmaba un autógrafo a Mark Chapman horas antes de su asesinato.

Chapman fue arrestado en ese momento y condenado por ese crimen a un mínimo de 20 años y a un máximo de cadena perpetua. A día de hoy, se encuentra recluído en la prisión de Wende, en el estado de Nueva York.

“Supongo que intentaron matar a John, pero no pudieron. Su recuerdo todavía sigue vivo”, dijo Yoko Ono en una entrevista años después de la muerte de Lennon.

En 2008, Chapman aseguró haber tomado una decisión horrible al acabar con la vida de otro ser humano”. “Creí que matando a John Lennon me convertiría en alguien, y en lugar de eso me convertí en un asesino, y los asesinos no son nadie”.

Además, el asesino de Lennon tenía una lista en la que figuraban un total de cinco famosos como posibles víctimas, como por ejemplo: Elisabeth Taylor y Johnny Carson, pero finalmente escogió al ex-Beatle “por ser más accesible”.

El 9 de octubre y el 8 de diciembre, días del nacimiento y la muerte del cantante, el Memorial Strawberry Fields, situado en Central Park, se llena de fans que acuden desde todos los rincones del mundo para recordar a Lennon.

¿Y cómo iba a terminar de escribir el post de hoy sin poneros “Imagine”? ¡Dentro música!

That’s all folks!

¡Nos leemos!

Marina Lozano

Estándar
5 canciones del mes

Big Yellow Taxi: noviembre en 5 canciones

Ilustración de Jean Jullien

¡Hola, hola! Llevo unas semanas sin escribir por aquí porque no siempre me veo motivada para seguir publicando. Para mí, lo más importante es hacer las cosas con pasión; porque para hacerlas deprisa y corriendo: mejor apartarse a un lado.

Una de las soluciones que encuentro cuando estoy en este modo se resume en pintarse las uñas de rojo, una buena charla con amigas y un paseo sanador con mi lista de Spotify de fondo. Aquí os la dejo por si os apetece echarle un oído: Marina FM.

Además de contaros las 5 canciones que más me han gustado este mes, os quería hablar de una escritora. Ella es Sol Aguirre y tiene un blog que se llama “Las Claves de Sol”. Es una tía con los pies en la tierra que te cuenta las cosas como son, sin adornos. ¡Ah! Y le gusta Norah Jones… 😉

En plena pandemia, me autorregalé su libro: “Las primeras veces y otros artículos”, que me acompañó y me hizo viajar -sin moverme del sillón- gracias a sus anécdotas.

Para despedir noviembre, quería compartir un fragmento de un texto de Sol que me encanta. Se titula: “Hay gente que quiere raro”:

Hay quien quiere raro y se esconde, o se hace omnipresente, o las dos cosas. Hechos y palabras en direcciones opuestas. Grandes carnavales o miseria. Mucha forma sin fondo alguno. Exigencias, demandas, obligaciones, castigos disfrazados. Deberíamos vernos reflejados en el de enfrente. Brillar más cuando aparece. Ser más nosotras que nunca. Quien quiere bien es catalizador, no segadora.

Hay quien no respeta cuando decides que hasta aquí y se escuda en la imposibilidad de vivir sin eso que le das. La trampa mortal de creerte importante porque otro te lo cuenta. Somos naranjas enteras, somos el árbol entero. Queramos a pesar de no necesitar, porque necesitar a veces es raro y siempre es mentira. La necesidad es usar, es servir y es no ver al otro. Mejor querer sin carecer: elegir, decir “esto sí y esto no, porque lo quiero y punto”. Hay quien, si te dejas, te arranca la voluntad de merecer. Y te mereces el cielo, no lo dudes. Es preferible que te duela el alma a que te la roben.

Hay quien es y está. Y hay quien no puede estar porque el ser le queda muy lejos. Esos no valen, que se vayan a la mierda, o donde quieran. Cosa suya. Y hay quien te quiere valiente, libre, independiente, resolutiva, inteligente, lista, decidida, guapa, sociable, exitosa, hambrienta de sueños y viajes y belleza y vida. Esos son los que quieren normal. Y normal no siempre es común, a menudo es todo lo contrario.

Os dejo el texto completo pinchando en el siguiente enlace: Hay gente que quiere raro

Y ahora sí que sí, os presento las 5 canciones de noviembre de Big Yellow Taxi:

Pasted Rice – Live and Let Bloom: les descubrí este verano y me parecen sensacionales. Y lo mejor de todo es que son españoles. Adoro este tipo de música y me da mucha pena que aquí no tenga tanto tirón, porque son la leche. En diciembre les dedicaré un post.

Aquí os dejo su Spotify: Pasted Riced 😉

Elvis Presley – It’s Nor Or Never: llevaba años sin escucharla… ¡qué preciosidad!

Counting Crows – A Long December: llevo en bucle con ella prácticamente todo el mes. Es especial de principio a fin.

John Mayer – Wildfire: típica canción que cuando te quieres dar cuenta, estás moviendo el pie al ritmo de la música.

Luis Eduardo Aute – Pasaba por aquí: aunque nos haya dejado este año, sigue con nosotros a través de su música.

That’s all folks!

¡Nos leemos!

Marina Lozano

Estándar
Música, maestro

My My, Hey Hey: Neil Young is here to stay

GAB Archive/Redferns

“My My, hey hey… Rock and roll is here to stay”. Con esta frase, comienza una de las canciones más conocidas de Neil Young, considerado como uno de los músicos más importantes e influyentes de estas últimas décadas.

Coincidiendo con su 75º cumpleaños, en Big Yellow Taxi voy a hacer un repaso a lo largo de su carrera musical, poniendo especial atención en las canciones y álbumes que más me gustan de él.

Neil Young nació el 12 de noviembre de 1945 en Toronto, Canadá. Como la gran mayoría, empezó a interesarse por el mundo de la música desde pequeño gracias a sus padres. Aprendió a tocar la guitarra y una vez en la universidad, formó el que sería su primer proyecto musical: Neil Young & The Squires, donde hacía covers de grupos como The Beatles o Elvis Presley.

Conoció a Rick James y entró a formar parte de su banda: Mynah Birds. Más tarde, formó Buffalo Springfield, que destacaba por hacer música que mezclaba el rock, el country y el folk. En 1967, publica su primer disco, que fue un verdadero éxito gracias a la canción : “For What It’s Worth”

¡Es súper conocida y muy pegadiza! Bueno, seguimos: Lanzaron su 2º álbum ese mismo año: “Buffalo Springfield Again” y en 1968, después del lanzamiento de “Last Time Around”, deciden separarse.

Un tiempo después, Neil Young se une al conocidísimo trío Crosby, Stills & Nash (del que ya os hablaré más en profundidad en otro artículo). En 1970, publican el álbum “Déja Vu”, que es maravilloso. Si lo escuchas, coincidirás conmigo en que “ya no se hace música como la de antes”. En él, está una de mis canciones favoritas: “Our House”. Se la escribió Graham Nash a Joni Mitchell cuando estuvieron saliendo juntos. Sencillamente preciosa:

Ese mismo año, Neil Young publica en solitario “After The Gold Rush”, del que destaco estas dos canciones: “Only Love Can Break Your Heart” y “Tell Me Why”.

En 1972, publica su 4º álbum, titulado: “Harvest”. La verdad es que me está costando elegir las canciones de sus discos, ya que me gustan la gran mayoría, pero sino, este post será eterno… 😉

La primera sería “Heart of Gold”. Esta canción ha sido versionada por cantantes como Johnny Cash o Diana Krall, pero la mejor sin duda sigue siendo la de Young. (La canción empieza en el minuto 1:40)

La siguiente de ese disco sería “Old Man”… me encanta cuando en el estribillo se unen las voces de los coros a él cantando:

Old man take a look at my life I’m a lot like you
I need someone to love me the whole day through
Ah, one look in my eyes and you can tell that’s true

En 1985, se vuelve a juntar con Crosby, Stills and Nash en el festival “Live Aid” en Philadelphia.

Vamos a pasar directamente a 1992, que es cuando publica el álbum “Harvest Moon” en el que aparece la siguiente canción que adoro:

Y no quería despedir el post de hoy sin que sepáis cuál es la canción con la que “juego” en el titular de esta publicación. “My My, Hey Hey (Out of the Blue). La canción pertenece al ábum Rust Never Sleeps, publicado en 1979 y por si no lo sabes, el verso “It’s better to burn out than to fade away”, fue mencionado en la nota de suicidio del cantante Kurt Cobain.

That’s all folks!

¡Nos leemos!
Marina Lozano

Estándar
Música, maestro

Joni Mitchell cumple 77

 Norman Seeff/Morrison Hotel Gallery

En el post de hoy os voy a hablar de una cantante que forma parte de mi banda sonora casi en el día a día. Ella y su Big Yellow Taxi hicieron que me lanzase a escribir este blog sobre música hace 3 años. Con todos ustedes: Joni Mitchell.

Roberta Joan Anderson, más conocida como Joni Mitchell, nació el 7 de noviembre de 1943 en Alberta, Canadá. Icono femenino que abarca una amplia variedad de estilos, desde el folk, hasta el rock, el pop y el jazz. Es considerada como: la reina del folk setentero. 

Joni se dio a conocer tocando en el Laurel Canyon de Hollywood Hills, en Los ángeles, un barrio que sirvió como escena msical en la década de los 60 y fue refugio de cantantes de la talla de James Taylor, Carole King, Jackson Brown, Buffalo Springfield…

En 1969 publica su primer álbum, titulado “Clouds”. En él, aparece una canción que seguro que te suena por la película Love Actually. Esa canción es: Both Sides Now.

En 1970 publica “Ladies of the Canyon”, cuya portada, al igual que la del disco anterior, fue pintada por ella. De hecho, la gran mayoría de sus álbumes los ha pintado ella.

Volviendo al disco, ahí es donde está la famosa canción que da nombre a este maravilloso blog de música: Big Yellow Taxi.

En 1971 publica “Blue”, uno de mis álbumes favoritos. Según la revista Rolling Stones, este disco figura en el número 500 entre los mejores discos de la historia y en su lista de los 100 mejores artistas de todos los tiempos, publicada en 2010, Joni Mitchell aparece en el número 62.

De ese álbum, quiero compartir con vosotros las siguientes canciones que son un joya:

A lo largo de sus cincuenta años de carrera en la música, ha ganado ocho premios Grammy, un Century Award de Billboard, un Polar Music Prize y su nombre está incluido en el Rock and Roll Hall of Fame.

También recibió el Grammy Lifetime Achievement Award, que la describió como “una de las artistas femeninas más importantes de la era del rock” y “una poderosa influencia en todos los artistas que abrazan la diversidad, la imaginación y la integridad”. ¡Lo tiene todo!

Joni Mitchell para VOGUE en 1968. Jack Robinson/Getty Images

Para quienes nos encanta el mundo de la moda, Joni Mitchell destaca también por su estilo bohemio y hippie. Sus looks con boina y minifalda son ideales:

Ahora viene un poco de storytelling: conocí a Joni Mitchell cuando era muy pequeña, en uno de los muchos viajes en coche con mi padre. Sonaba la música de James Taylor, en concreto, el álbum “Mud Slide Slim And The Blue Horizon” (que ya os lo presentaré más adelante).

En una de sus canciones: “Long Ago And Far Away”, había una mujer que hacía los coros. Sin apenas entender nada de lo que decía la letra de la canción, me pareció muy especial la forma en la que cantaba… Nunca había escuchado nada parecido.

Era Joni Mitchell. Ella es de esas cantantes que no te dejan indiferente, que te ponen la piel de gallina cuando la escuchas. Hoy en día, sigue haciéndolo. Y es que, al fin y al cabo, en eso consiste la música: en conectar con tu corazón y tu alma.

Espero que os haya gustado este artículo; he disfrutado muchísimo escribiendo sobre ella y lo he terminado con una sonrisa. ¡Feliz cumpleaños, Joni Mitchell!

¡Nos leemos!

Marina Lozano

Estándar
5 canciones del mes

Big Yellow Taxi: octubre en 5 canciones

Ilustración de Jean Jullien

Ahora que lo pienso, hace justo un año que empecé con las 5 canciones del mes para Big Yellow Taxi. He intentado hacer una mezcla con recomendaciones de libros, exposiciones y compartiendo -de vez en cuando- fragmentos de artículos, poemas que me gustan o textos escritos por mi.

Hoy os traigo una cosita que descubrí el mes pasado. Se trata de una web llamada Receiptify, que está asociada a tu cuenta de Spotify. Una vez dentro, puedes ver cuáles son las canciones que más has escuchado en el último mes, en los últimos 6 meses o desde que empezaste a utilizar Spotify hasta el día de hoy.

Lo que más me gustó fue la presentación: ¡en forma de ticket de la compra! Muy original. Aquí os dejo mis canciones en bucle de los últimos 6 meses, porque si os dejo las del mes de octubre: ¡eso sería haceros spoiler!

Si habéis estado atentos a mis 5 canciones del mes, os daréis cuenta de que he hablado de toooooodas ellas.

Por si tenéis curiosidad, este es el enlace a la web, para que vosotros también podáis descubrir vuestras canciones en formato lista de la compra: Receiptify.

Ahora sí, vamos con las 5 canciones que han protagonizado el mes de octubre. ¡Música, maestro!

Neil Young – Only Love Can Break Your Heart: un clásico.

Gianna Nannini – Bello E Impossibile: hacía mucho que no compartía música en italiano… cuidado, es pegadiza.

Keith Richards – Hate It When You Leave: hace unas semanas volví a ver su documental Keith Richards: Under the Influence y desde entonces, no he parado de escuchar su música. Os lo recomiendo, lo tenéis en Netflix.

Khruangbin & Leon Bridges – Texas Sun: me recuerda muy mucho al tema “Thinking of a place” de The War on Drugs. Creo que se da un aire… Os dejo las dos:

Quique González – Se estrechan en el corazón: un mes más, sigo enganchada a su música.

That’s all, folks!

¡Nos leemos!
Marina Lozano

Estándar
Música, maestro

Autumn Leaves: historia de una de las canciones más versionadas

Ilustración de @polinho.trapalleiro

“The falling leaves, drift by the window. The autumn leaves of red and gold Así es como empieza una de las canciones más versionadas de la historia. La habré podido escuchar cientos de veces escribiendo, dibujando, leyendo o durante uno de esos paseos, en los que mi TOC me hace ir pisando las hojas crujientes del suelo, mientras me paro y admiro los preciosos colores del otoño en Madrid...

Hoy en Big Yellow Taxi, tras un trabajo de investigación y documentación, os contaré más acerca de “Autumn Leaves”… Si no tienes ni idea de qué canción es, estás de suerte: hoy te irás a la cama sabiendo algo más. ¡Música, maestro!

Viajamos en el tiempo a París y nos bajamos en el año 1945. Ahí nos encontramos con el compositor húngaro-francés: Joseph Kosma, quien compone “Les Feuilles mortes” para la película “Les portes de la nuit”. La letra de la misma, que también está en francés, fue escrita por el poeta Jacques Prévert.

Hasta que el compositor y letrista: Johnny Mercer la tradujera al inglés y la diera a conocer en Estados Unidos -cambiando el título por “Autumn Leaves”, en lugar de “Las hojas muertas”– la canción no tenía apenas éxito.

Para que ubiquéis a Mercer, fue el encargado de escribir la letra de “Moon River”, entre muchas otras. Canción que popularizó Audrey Hepburn en la película Breakfast at Tiffany’s.

Como veréis a continuación, la canción no tiene mucha complicación con la letra, ya que es poco extensa y de tres párrafos, los dos últimos son iguales. (No he puesto la traducción porque confío en vuestro inglés).

The falling leaves drift by the window
The autumn leaves of red and gold
I see your lips, the summer kisses
The sun-burned hands I used to hold

Since you went away the days grow long
And soon I’ll hear old winter’s song
But I miss you most of all my darling
When autumn leaves start to fall

Since you went away the days grow long
And soon I’ll hear old winter’s song
But I miss you most of all my darling
When autumn leaves start to fall

Entonces, ¿qué tendrá para que haya conquistado a tantos músicos? Estos son algunos de los que han interpretado y dado vida a “Autumn Leaves”; la gran mayoría, versiones de jazz: Diana Krall, Frank Sinatra, Miles Davis, Chet Baker, Tom Jones, Cannonball Adderley, Eric Clapton, Earl Kugh, McCoy Tyner, Paula Cole, Wynton Marsalis, Stan Getz Quintet, Jacky Terrasson, Bill Evans, Sarah Vaughan, Eva Cassidy, Roger Williams, Bobby McFerrin, Nat King Cole, Jo Stafford, Zoot Sims, Natalie Cole, Bob Dylan, Edith Piaf… y muchos más que se me escapan.

Os dejo por aquí las 5 versiones de Autumn Leaves que más me gustan… ¡imposible quedarme con una!

Eric Clapton: fue de las primeras versiones que escuché y le tengo mucho cariño.

Bill Evans Trio: ¡qué maravilla, por Dios!

Cannonball Adderley: con Miles Davis a la trompeta…

Bobby McFerrin (don’t worry be happy) y Chick Corea: ¡qué manera de improvisar!

Sarah Vaughan: esta versión es muy especial, ya que Sarah Vaughan hace “scatting”, una técnica muy típica en el mundo del jazz. Es un tipo de improvisación vocal que carece de sentido si lo buscas.

¿Con cuál te quedas?

That’s all folks!

¡Nos leemos!

Marina Lozano

Estándar
Música, maestro

Muertes absurdas en el mundo de la música

Ilustración de @dagsson

La entrada del blog que leeréis a continuación es un poco particular, ya que no la he escrito yo, sino que ha sido obra de Bitácora Improbable. Todo comenzó a raíz de la siguiente publicación: Pesimista defensiva y a mucha honra.

Empezamos comentándola y terminamos hablando sobre las tazas para el desayuno que dicen algo así como: “Hoy va a ser un gran día: sonríe”, “Adelante, cómete el mundo”, “Hoy voy a conseguir todo lo que me proponga”, “Sonríe a la vida y la vida te devolverá esa sonrisa”… y un lago etcétera de frases aparentemente motivadoras que, en mi humilde -pero poderosa opinión- considero vomitivas. Lo único que consiguen es hacer que empieces el día con unas expectativas demasiado altas y falsas.

Este es un mensaje para los creadores de tazas con frases. Os sugiero lanzar algunas más útiles tipo: “El pan no engorda, el que engorda eres tú”, “Prueba a irte antes a la cama, verás que no te levantarás con esa cara de sueño” o “Antes de cruzar, no olvides mirar si vienen coches”. Esta última frase fue la que desencadenó esta entrada para el blog. Sin más dilación, os dejo en las siguientes líneas el artículo tan interesante y curioso que ha escrito Bitácora Improbable para Big Yellow Taxi. ¡Qué nervios! ¡Dentro texto!:

La historia de la música está plagada de muertes ridículas o que se podían haber evitado. ¿Hay algo más triste para un rockero, que se ha labrado una fama de “salvaje” indomable, que morir por no mirar si venía un coche al ir a cruzar? Triste, triste…

En las próximas líneas repasaremos algunos de los finales menos épicos de músicos de todas las épocas. ¡Comenzamos!

Stiv Bators: líder no de una, sino de dos bandas punk míticas: Dead Boys y Lords of the new church. Este caballero bebió más de la cuenta un 4 de junio de 1990 y cruzó una calle en París sin mirar ni para un lado, ni para otro. Un taxi le arrolló y, aunque quedó tendido en el suelo, se negó que le atendiera un médico. Más tarde murió de una conmoción cerebral.

Bon Scott: una esponja, oiga. De los que se suele decir que se bebe hasta el agua de los floreros. El cantante de AC/DC, la noche del 19 de febrero de 1980, iba tan ciego, que se ahogó en su propio vómito cuando su amigo Alistair Kinear le llevaba en su coche para dejarlo en su casa.

Jean-Baptiste Lully: no solo los rockeros tienes muertes lamentables. Este compositor, instrumentista, bailarín y, ojo, secretario personal de Luis XIV, falleció en 1687 debido a la gangrena. En principio no parece ridículo, ¿verdad?, si no fuera porque la gangrena fue producida por clavarse una batuta en un pie (que ya es difícil) y no permitir que le tratasen la infección. El caballero se negó a que le cortaran la pierna y… se fue entero.

Henry Purcell: otro que ya le vale. Este hombre, que creó bellas y delicadas composiciones, tuvo una muerte de “cuñao” lamentable: corría 1695, cuando una noche de farra, volvió con una tajada considerable a su casa y su mujer se negó a abrirle la puerta. La noche era fría y húmeda y, tras pasar unas cuantas horas a la intemperie, el compositor murió de un tremendo resfriado. Qué triste…

Charles-Valentin Alkan: 1888. Alkan es un reputadísimo intéprete y compositor y se codea con celebridades como Chopin o Victor Hugo. Un día, el genio, que es judío, quiere leer el Talmud. En lugar de levantarse, intentó pillar el libro desde la estantería que estaba sobre su cama y al cogerlo, ésta se le viene encima aplastando al compositor. Por vago.

Michael Hutchence: qué pena, qué pena… El carismático líder del grupo australiano INXS, murió ahorcándose. Unos dicen con un cinturón, otros que con una bolsa en la que tenía la cabeza para alcanzar el orgasmo en una “exótica” variedad de clímax sexual. Qué pena…

Craig Strickland: el mundo del Country tampoco se libra de casos de muertes ridículas. El músico no tuvo más feliz idea que irse a cazar patos a un lago de Oklahoma, una noche de invierno en la que caía una tormenta de nieve tremenda. ¿Qué podía salir mal? La barca volcó y Craig fue incapaz de salir del agua helada.

Terry Kath: perteneciente a la banda Chicago, su afición no solo era la música, sino también las armas de fuego. En 23 de enero de 1978, en una reunión con amigos, sus últimas palabras fueron: “Tranquilos, está descargada”. Estaba apuntando una automática 9 mm contra su cabeza.

Randy Rhodes: uno de los mejores guitarristas de la historia del rock. Qué indignante su muerte: estando de gira con Ozzy Osbourne, durante una parada en el recorrido, Randy se subió a una avioneta para sacar unas fotos aéreas del lugar. El piloto había tomado cocaína y, para hacer una gracia, hizo un vuelo rasante para asustar a los miembros de la banda. No remontó.

¡Artículo interesante, entretenido y curioso cuanto menos! Si os ha gustado, os dejo por aquí su blog para que le echéis un vistazo. Tenéis una cita semanal con Bitácora Improbable para saber más sobre cocina, literatura, música, cine y muchas cosas más: http://bitacoraimprobable.blogspot.com/

That’s all folks!

¡Nos leemos!

Marina Lozano

Estándar